Sunday, May 08, 2011

The Champions!! (El partido)

Este post corresponde a la segunda parte (de un total de 3) de una historia que comenzó con la ida. Haz click en ese vínculo si deseas leer el segmento previo.


Una vez con mi boleto en mano, y habiendo comprado el souvenir de rigor (la bufanda oficial del encuentro), pasé los torniquetes de la Veltins Arena. Me pegaron un sustito, porque la primera vez que lo intenté, el boleto no pasó y el mai que atendía me dijo algo como "Tu boleto está mal" (ya se imaginarán que mi alemán es bastante pobre); pero justo cuando mis gónadas estaban trepando hacia mi garganta, me señaló "Tor West 1" en el boleto, sólo estaba en la puerta equivocada.

Curado del sobresalto, entré al estadio con ánimos de turista japonés en Nueva York. Le tomaba fotos a todo. Entré al baño y noté el detalle de que los mingitorios tienen una velita en el fondo como a manera de "orine aquí, ahórrele trabajo al limpiabaños". Me pareció un poco ridículo. Le iba a tomar una foto también, pero en ese momento entró alguien más al baño y pensé que sería aún más ridículo yo tomándole una foto a un urinal. Si encuentro otro con la velita, les prometo postear la foto.

La gente no entra a los estadios temprano como en México. El acceso es rapidísimo, controlado pero no tan estricto como el de nuestras tierras Aztecas. Será que estamos un poco más locos. La cosa es que a 20 minutos del encuentro, las gradas seguían vacías. Pero apenas comenzaron a sonar algunos mensajes del sonido local marcando el inicio de los rituales y los cánticos, eso se llenó a su máxima capacidad. Quedé a sólo 4 secciones de la barra del Manchester, pero para mi buena suerte había otro aficionado al Manchester en mi sección, y quedó justo en el siguiente asiento. "So, you come from the UK..." - "No, I'm german" - "¿And why do you root for Manchester?" - "WHY??? BEST TEAM IN THE WOLRD MAN!!".

Pues sí, eramos dos fanáticos a los Diablos Rojos en medio de un ejército de hinchas del Schalke. Pero finalmente era algo de compañía, alguien con quien platicar y jugar al asistente técnico de Ferguson. Aproveché el tiempo en el que los jugadores saltaron a la cancha a calentar para bajar lo más que pude (al ras de la cancha practicamente) a tomar unas fotos. Tuve a Wayne Rooney y a Edwin Van der Sar a menos de 10 mts de distancia. Rooney es un mamonzazo, apenas en los calentamientos ya empezaba a mentarle la madre a un miembro del cuerpo técnico por mandarle dos pelotas con mala dirección. Regresé a mi asiento cuando los jugadores regresaron a los vestidores para alistarse.

Sonó el himno del Schalke, el ambiente era una locura. Mis respetos para la afición de Gelsenkirchen, unos locos escandalozos. Era impresionante el alarido cuando en el sónido local proclamaba: "SCHALKE!!!", y la gente respondía "NULL, VIER!!!!" (0-4). Con todo y eso, eran tremendamente respetuosos. Nunca escuché un insulto hacia mí por ir notablemente apoyando a los ingleses (bufanda y jersey). Un par de bromas, y nada más. Escuchar el himno de la Champions en vivo, mientras salía el Manchester United a la cancha me puso la piel chinita: "Die Meister, Die besten, Les grande equips, THE CHAMPIONS!!!"... ufff.

video

El primer tiempo se diluyó en mis mentadas de madre. Creo que la gente de alrededor aprendió un poco de español, empezando por: "No mam+s!!! P*nche Chícharo c^br~n, ya métela!!!". Y no era para menos. El "Little Pea" tuvo para anotar 4 goles en la primer mitad, y justo en la portería que estaba cercana a mí. No fue así. Neuer (el portero del Schalke) se lució en este partido. Medio tiempo, y nada que decir sobre el Schalke. Raúl pudo no haber salido a la cancha, Farfán lo mismo. El sistema para comprar comida y bebidas es treméndamente complicado, así que decidí esperar en mi asiento a que arrancara la segunda parte.

Segunda parte. Otra vez el ManU encima, y tras otro par de atajadas de Neuer, por fin Wayne Rooney le filtra un balón de gente grande a Ryan Giggs, y el galés no desperdicia. Fue el minuto 66 y cacho, creo que tuve un microorgasmo (Ay, pero que pinche vulgar Mac). Me levanté del asiento como con resorte y estaba a punto de gritar a todo pulmón, cuando vi a mi compañero Manc-unian de junto, me sonrió y dijo: "Easy... keep it quiet". Ok, los aficionados alemanes son respetuosos pero no les agrada que les festejes un gol en la cara. Festejamos en corto. Para mi tuvo un extra ver un gol de Ryan Giggs, sin lugar a dudas mi jugador favorito de la plantilla del Manchester United. No gente, no es el Chicharito, aunque no niego que me quedé con ganas de festejar un gol suyo.

Apenas 2 minutos después vino el segundo gol, con el extra de que el pase para gol lo puso el mexicano. Rooney definió entre las piernas de Neuer. El partido estaba liquidado. Una vez más, un festejo en corto, y de pronto éramos las dos únicas personas sonrientes en toda nuestra sección. No pasó mucho más, excepto que al 73 el Chícharo fue sustituido, y entró el brillantísimo Paul Scholes. No necesitaba más: Vi un gol del genio Ryan Giggs, uno del niño malcriado, y vi a Paul Scholes en acción. Ya había visto al ManU en México hace poco menos de un año en la inauguración del Omnilife, pero créanme, no es lo mismo verlos jugando a tope.



El árbitro pitó el final. Tratando de ser amable le dije a la gente de alrededor "Aún no esta acabado, recuerden lo que hizo su equipo en el Giuseppe Meazza" (se violaron 2 - 5 al Inter de Milán). Un aficionado me respondió "Es Old Trafford, ese partido ya está perdido". Salí del estadio con una sonrisa que no se me quitó en mucho tiempo. En el fondo se escuchaba a la famosa armada roja de Manchester cantando: "Wemb-e-ley!!! Wemb-e-ley!!! We're the famous Man United and we're off to Wemb-e-ley!!! No pudo ser más perfecto. Pero era hora de volver a casa. 

No comments: